Shomei Tomatsu, notario del horror de Hiroshima y Nagasaki

Era uno de los más grandes fotógrafos japoneses actuales

toat
Tsyuo Kataoka, Nagasaki, 1961. © Shomei Tomatsu    

El pasado 14 de diciembre, a los 82 años de edad, fallecía Shomei Tomatsu. La muerte de uno de los máximos representantes de la fotografía japonesa contemporánea no trascendió hasta el pasado martes. 

Tomatsu alcanzó reconocimiento mundial a principios de los años sesenta gracias a su proyecto sobre las víctimas del bombardeo de Hiroshima, un trabajo realizado junto al fotógrafo Ken Demon, otro de los vértices de la fotografía contemporánea japonesa. En Hiroshima fotografía objetos y monumentos arrasados por la explosión, como una botella de cerveza totalmente desfigurada, una de sus imágenes más reconocidas. Los supervivientes de ese holocausto nuclear son retratados de manera directa, haciendo patentes sus cicatrices, sin artificios, pero en muchas ocasiones con encuadres desequilibrantes y primerísimo planos. Tomatsu desarrolló este trabajo a lo largo de su carrera, entablando gran amistad con muchos de los retratados, no solo de Horishima, sino también de Nagasaki, la otra ciudad bombardeada con un proyectil atómico. Esa trayectoria quedó resumida en los libros Nagasaki 11:02, August 9, 1945 y Skin of the nation. “Muchos sabían del poderío de las bombas nucleares, pero pocos conocían sus daños perennes”, declaraba en una entrevista con motivo de una exposición: “Yo solo transmití las sombras de la guerra”.  

tomatsu5
A Bottle that Was Melted by Heat Wave and Fires, Nagasaki, 1961. © Shomei Tomatsu

La ocupación estadounidense es el periodo donde se forja su trabajo. Tomatsu retrata la presencia de los americanos en la vida cotidiana japonesa, conformando una visión personal y crítica. Sus imágenes parecen en muchos casos sacadas de las peores pesadillas. Las protestas estudiantiles a finales de los sesenta también ocupan un lugar destacado en su visión como fotógrafo. No se puede tampoco pasar por alto su serie Eros, donde retrata en gran parte el trabajo de prostitutas, un precedente de Araki, quizá uno de sus más renombrados continuadores.

tomatsu9
Marino de USA en Japón 1969. ©Shomei Tomatsu  

Nacido en Nagoya en 1930, Tomatsu comenzó su formación en la universidad como economista, pero más adelante dio el salto a su verdadera pasión: la fotografía. En un primer momento estuvo en nómina del conglomerado editorial Iwanami Shoten, para luego pasar a trabajar por libre. En 1959 funda junto a otros fotógrafos como Kawada, Narahara o Tanno la agencia Vivo, referente de la fotografía de posguerra japonesa.

tomatsu1
Untitled, from the series Eros, Tokyo 1969. © Shomei Tomatsu  

Shomei Tomatsu ha expuesto en los principales museos del mundo, incluyendo el MoMa de Nueva York. En la pasada edición de París Photo su galería Priska Pasquer mostró unas fotografías en color del maestro japonés, hasta ahora inéditas. En 1995 Japón le reconoció con la Medalla de Honor con el lazo púrpura, por su contribución al arte y la cultura japonesas.

elpais.com, Mokhtar Atitar (09/01/2013)

 

                                

Anuncios