Desnudos de ciudad

El artista Aitor Ortiz presenta una retrospectiva de su obra fotográfica en la sala Canal de la Comunidad de Madrid, todo un universo de erotismo arquitectónico en blanco y negro

aitor1
‘Destructuras 003’, 1995. / Aitor Ortiz

Hay algo pornográfico en esas fotografías de Aitor Ortiz (Bilbao, 1971). Casi todo son desnudos de ciudad, arquitecturas despojadas de cualquier vestimenta o adorno penetradas por la luz, espacios abiertos a la intemperie, deseos de hormigón frustrados, y hasta construcciones prostituidas, abrasadas en una fría madrugada de invierno, marchitadas hasta el derribo, como el edificio Windsor de Madrid. También hay retazos de sensualidad, oquedades, curvas y protuberancias sugerentes… Todo un universo de erotismo arquitectónico en blanco y negro.

Desde el próximo 31 de enero podrá verse esta retrospectiva de 50 obras del artista vasco en la Sala Canal (Santa Engracia, 125). La ha titulado Verweilen, un término alemán que significa permanecer, y que para el artista alude a lo descubierto con una mirada minuciosa. La de Ortiz es una mirada deconstructiva, como si mirara a las estructuras con los ojos con los que Jacques Derrida miraba un texto, y rebuscara hasta el átomo en esas edificaciones asépticas y, una vez encontrado el elemento clave, esa fragmento esencial, lo utilizara para construir su propia obra. La arquitectura, a fin de cuentas, no es más que una excusa, un punto de partida circunstancial, un lenguaje con el que hablar.

aitor2
‘Destructuras 053’, 1998. / Aitor Ortiz

“Yo no intento documentar la arquitectura sino sugerir otras experiencias desde ella. Lo que me interesa precisamente son esos espacios entre la representación y lo representado. Lo que, si no miramos con intención, no se ve a simple vista”, explica cuando la exposición está en pleno montaje en ese depósito de agua del Canal de Isabel II, ya convertido en una sala circular de cuatro alturas. El espacio parece hecho ad hoc de la muestra, o al revés. Las grandes imágenes, las esculturas y las instalaciones encajan a la perfección en ese cilindro de hormigón por el que se asciende con escaleras de hierro. Hasta el punto de que, como viene siendo habitual en este artista —gran premio de honor de la Bienal de arte de Alejandría (Egipto) y primer premio Villa de Madrid de fotografía—, Ortiz le rinde su particular homenaje.

En la primera planta puede contemplarse una fotografía de la cúpula del depósito y de su imponente estructura metálica radial. En la última, la obra de Ortiz es la misma imagen pero en tamaño real, ya que lo que ha hecho es convertir el suelo en un gigantesco espejo. De tal modo que el visitante verá lo mismo mirando hacia arriba y hacia abajo.

aitor3
‘Net 002’, 2012. / Aitor Ortiz

“Trabajar en blanco y negro me genera una distancia, una asepsia para observar las imágenes”, comenta. “Y tampoco quiero que se perciban los elementos arquitectónicos como algo efímero. Estamos viendo hormigón, piedra, pura estructura y la información del color, lejos de aportar algo, contamina y distrae”, asegura.

La exposición, comisariada por el editor, crítico de arte y comisario David Barro, incluye piezas correspondientes a diferentes series con las que Ortiz ya ha visitado otros grandes centros como el Guggenheim o el Swedish Museum of Photography (2012). Hay piezas de la serie Destructuras (1995), en las que mostraba un interés por la arquitectura, centrándose plenamente en la propia forma. También de Modular (2002), a partir de la unión de varias fotografías. De Muros de luz (2006), centrada en el mármol, que aparece como protagonista de escenarios ficticios. Otras de Amorfosis (2007), en la que se mezclan las visiones del material a fotografiar como arquitectura, escultura e instalación. La serie Millau (2008), de imágenes que realizó en el viaducto del Millau sobre el río Tarn, en el sur de Francia. Y Espacio latente (2008) y la última serie, Net, en la que trabaja fotografiando (analógicamente) mallas metálicas y que presenta por primera vez.

elpais.com, Patricia Ortega Dolz, (26/01/2013)

Anuncios