Retratando el hambre

El fotógrafo Alfons Rodríguez ha recorrido nueve países para documentar situaciones extremas

alfons2
Bangladesh. En la aldea de Chakbara, en la costa del Golfo de Bengala, sufren una crítica seguridad alimentaria. Los más ancianos explican lo distinto que era el panorama hace décadas, cuando se podía cultivar y las raíces de los árboles, hoy inexistentes por la tala y las inundaciones, contenían la fuerza de las aguas. © ALFONS RODRÍGUEZ

Capítulo sexto del Apocalipsis. Cuatro jinetes. Victoria, guerra, el hambre y la muerte. El proyecto del fotógrafo Alfons Rodríguez (Barcelona, 1968) retrata el paso del caballo negro por 9 países.

927 millones de personas pasan hambre, según datos de la propia ONU. Uno de cada siete habitantes del planeta. Los niños son los más vulnerables. Uno de cada tres muertes en el mundo de niños menores de cinco años se debe a la malnutrición.

alfons
Bangladesh. La isla de Gabura es el paradigma del crecimiento del nivel del mar por el cambio climático. Sus habitantes se aferran desesperados a la tierra e intentan ganar terreno a las invasivas aguas. Utilizan el fango para crear diques y muros de contención, formando parcelas que poder cultivar precariamente. © ALFONS RODRÍGUEZ

“Retratar el hambre es un compromiso con la sociedad, conmigo mismo, con aquellos a los que he fotografiado en el proyecto”, comenta Rodriguez, autor de The Third Rider (El Tercer Jinete) . “Esto es el fotoperiodismo: documentar para ayudar, denunciar, concienciar”, cuenta sobre la esencia de este trabajo pero también de toda su trayectoria.

alfons3
El suburbio de Kamrangchir Gar, que se extiende en una isla de unos 3 km2 en las afueras de Dhaka, es el hogar de 400.000 personas. Es un lugar altamente contaminado, por los desechos producidos por sus habitantes y por las industrias, que vierten todo tipo de sustancias a las aguas del rio Buriganga. Médicos Sin Frontera ha instalado dos clínicas para atender a los habitantes del suburbio. En ellas se atienden a diario muchos pacientes afectados por desnutrición, sobre todo niños.  © ALFONS RODRÍGUEZ

El fotógrafo ha recorrido durante dos años rincones donde el hambre endémica es la antesala de la muerte. “En los países donde he documentado el hambre, la gente lo pasa mal de verdad. No hay salida”, recalca. “Se muere tu hijo en los brazos y no puedes hacer nada, ni acudir a nadie”, dice para diferenciar bien la situación que vivimos en la actualidad. “Lo de las crisis económicas europeas o americanas se relativiza cuando vives aquellas situaciones”.

alfons5
Las Islas Filipinas ocupan una de las áreas más azotadas por los desastres naturales del planeta y el Cambio Climático. En Iligan, Mindanao, el ciclón Sendong causó la muerte de 1.400 personas a finales de 2011. Los suburbios suelen ser las zonas más castigadas. En el Barangay de Tibanga, Jacky Lambino, de 29 años, junto a su hijo Yoshua de 2 años y con desnutrición severa aguda, se lamenta en su hogar de que su marido murió en las inundaciones y ahora apenas puede alimentar a su hijo enfermo. © ALFONS RODRÍGUEZ

El proyecto ha sido posible gracias a las ONG con las que ha trabajado estos años. “Los fotoperiodistas independientes debemos optar por nuevas vías para financiar nuestros proyectos, y una de ellas es la participación de las ONG”, cuenta. “En realidad tratamos de hacer lo mismo: mostrar una realidad, en muchos casos una realidad que debe ser cambiada, mejorada”.

El fotógrafo ejerce de testigo. Y sufre. “No hay blindaje, lo pasas mal”, responde tajante ante la fuerza psicológica que hay que tener. “Pero tal vez nos anestesiemos escudándonos en el fin. Creo que es la única vía”.

alfons4
Biraul, en el estado de Bihar, es una de las zonas con los índices de desnutrición más altos de la India y del mundo, al mismo tiempo que una de las áreas más pobres. Sulema Kumari tiene 9 meses y sólo pesa 2,6 kg. Su estado es muy grave, al borde del colapso debido a complicaciones intestinales. Los enfermeros y médicos indios del Hospital de Biraul tratan de estabilizarla en una carrera contra la muerte. Horas después de su ingreso, Sulema Kumari es aislada debido al alto riesgo de infección. Las complicaciones de este tipo, en organismos tan débiles, son la principal causa de mortalidad en pacientes de esta edad. © ALFONS RODRÍGUEZ

Las fotografías son duras. Salta siempre la duda ética de si el fin justifica finalmente la foto. Alfons Rodríguez muestra un discurso sólido. “La ética debe de estar siempre en nuestro interior. Si respetamos lo que hacemos, respetamos lo que fotografiamos y a la sociedad que después observará nuestras imágenes, es más fácil no incurrir en un traspaso de límites”, comenta.

“Hay que ser mero testigo de la situación”, continúa al ser preguntado sobre cómo realiza sus imágenes, “pero tu fotografía la puedes intervenir a nivel fotográfico: cambiar un punto de vista, una composición, un encuadre determinado, usar el flash”, aclara.

elpais.com, Mokhtar Atitar (16/02/2013)

Anuncios