Miradas de Etiopía

etiopia7_1
Foto: Ivo Rovira y Ana Ponce (46020studio)

El centro cultural Octubre presenta la exposición ‘Los ojos que no ven’
Retrata a los ciegos de Etiopía que recuperaron su visión gracias a una ONG
Los fotógrafos Ivo Rovira y Ana Ponce muestran el lado más positivo del país
Los beneficios del libro que recopila su trabajo son para ‘Proyecto Visión’

Gidela tiene muchos años, aunque no sabe cuántos porque en Etiopía nadie lleva la cuenta. Y desde hace unos 15, quizás más, quién sabe, Gidela era ciega total. Una mañana, Birhnau, un enfermo etíope que trabaja para la ONG Proyecto Visión, se presentó en su casa cuando Gidela ya había olvidado el color de la luz. Le entregó un pequeño papel rosa con un número y le citó en la clínica Saint Louise Eye de Mekele, la capital de la Región del Tigray.

Gidela cogió de la mano a su hija y su hija cogió un palo como bastón y marcharon durante un día largo desde su poblado hasta Mekele. Un rato andando por caminos de piedras, otro en un autobús calamitoso bajo la lluvia. Llegó al Hospital, se sentó en un taburete, apoyó la barbilla en un cacharro frío y sólo oyó voces. Reconoció la de Birhnau. Luego cambió sus telas por una bata blanca y un gorro. Se lavó las manos y los pies en un barreño con agua fría. Se tumbó en una cama y se durmió. Despertó y 24 horas después había recuperado la visión.

Su travesía, desde su casa hasta la clínica, desde que era ciega hasta que ya no, lo retrataron dos fotógrafos españoles, Ivo Rovira y Ana Ponce, y forma parte de la exposición ‘Los ojos que no ven’, que acoge el Octubre Centre de Cultura Contemporània de Valencia hasta el próximo 8 de junio.

El viaje de Rovira y Ponce arrancó en Estambul tiempo antes. Perdieron el avión que debía llevarles a Addis Abeba y mientras esperaban al siguiente conocieron en el aeropuerto a dos cooperantes de la ONG Proyecto Visión que también perdieron su vuelo. Por las calles de Estambul se comprometieron a reencontrarse en Mekele, donde la ONG opera a los etíopes con problemas de visión desde hace 18 años.

Los médicos españoles de Proyecto Visión realizan unas 1.500 intervenciones de cataratas al año y han dedicado sus ingresos a especializar en oftalmología a profesionales etíopes. “Su objetivo es que en unos años no tengan que venir los blancos a operar a los negros”, resume Rovira.

La ONG ha fundado una Escuela Universitaria en la que se forman profesionales nativos, tanto hombres como mujeres, enfermeros que están capacitados para solucionar la mayoría de los problemas oculares de Etiopía y les facilitan y subvencionan material quirúrgico para que trabajen en las áreas rurales del Tigray.

“Cuando llegamos allí nos encontramos a decenas de personas ciegas, con sus lazarillos. Estuvimos tres días en el hospital y nos impactó ver a la gente que entraba ciega y salía 24 horas después habiendo recuperado la visión. Intentamos comprender cómo debía ser aquello, cómo es vivir ciego en un país como Etiopía y de repente recuperar la vista de un día para otro“, explica Ivo Rovira. La mirada de Gidela resume todo su proyecto.

Ella sufría cataratas, como tantos otros etíopes. Pero también encontraron niños que habían perdido la vista por un golpe, por una cornada de un buey o por una infección que en España sería apenas un trámite. “Había multitud de ojos enfermos esperando ser visitados y operados”.

etiopia7_3

La exposición del Octubre resume un libro de 142 páginas y más de 100 fotografías que radiografía toda la historia. Desde ‘El viaje de Gidela’ a ‘Los ojos del Tigray’, una colección de retratos de estudio en la zona del postoperatorio del Hospital. Rovira y Ponce fotografiaron a pacientes, familiares y lazarillos para descubrir su cultura y sus costumbres a través de sus caras, de sus ropas, de los tatuajes de sus mujeres, de sus joyas…

“Nunca antes habían sido retratados y pese a ello nos miraban directos a cámara. Sus ojos nos muestran las enfermedades que muchos de ellos han contraído”, explican.

El epílogo de la obra y de la exposición, ‘Instantáneas de un país’, es una selección de imágenes que muestran la Etiopía que los fotógrafos recorrieron de sur a norte durante dos meses. “Etiopía es un país único entre los países africanos porque nunca ha sido colonizada por los blancos. Los negros de Etiopía no tienen miedo a los blancos, te acogen con los brazos abiertos, te abren su casa”, cuenta Ivo Rovira.

Su historia no pretende dar pena ni buscar la lágrima fácil. “Puedes apuntar tú cámara al suelo y fotografiar al niño hambriento con moscas en la cara o puedes levantar la cabeza y ver también todo lo bueno que tiene un país muy duro pero con gente que tiene muchas ganas de vivir, de abrir los ojos”.


El libro ‘Los ojos que no ven’ se puede adquirir en edición impresa por 30 euros o en formato digital por 5 euros a través de la web losojosquenoven.net. La recaudación íntegra se destinará a la ONG Proyecto Visión.

elmundo.es, Valencia (11/05/2013)

Anuncios