La Tierra en los tiempos del Génesis

Exposición de Sebastiao Salgado en el Ara Pacis de Roma con 243 fotografías en blanco y negro de los cinco continentes como homenaje a un planeta frágil y precioso

salgado1--644x440
Pingüinos en la Antártida

«Génesis es un homenaje visual a un planeta frágil que todos tenemos el deber de proteger». Con estas palabras Lélia Wanick, la mujer de Sebastiao Salgado, considerado el más importante fotógrafo documentalista de nuestro tiempo, explica la exposición abierta en el Ara Pacis de Roma, desde el 15 de mayo hasta el 15 de septiembre.

Lélia Wanick, comisaria de esta exposición que recorrerá museos de todo el mundo, subraya que «Génesis», título de la exposición, es un viaje fotográfico por paisajes terrestres y marítimos para descubrir pueblos y animales que han escapado del abrazo del mundo contemporáneo. Las imágenes de Génesis, en un blanco y negro de gran lirismo y potencia, son un testimonio y una expresión de amor de Salgado hacia nuestro mundo.

El fótografo ha dirigido sus ojos y su objetivo sobre las maravillas que permanecen en nuestro planeta: «He decidido crear una cantidad de imágenes que fuera suficiente para hacer comprender al mayor número de personas que existe una gran porción del mundo todavía íntegra, en su estado de Génesis, y mostrar lo fundamental que es para todos nosotros protegerla», afirma Salgado. «La parte que aún se encuentra viva –añade-, quizás un 45 %, está todavía como en los tiempos del Génesis».

salgado.2--644x362
Pescadores en la selva de Amazonas (Brasil)

Diez años de viajes

La exposición, fruto de casi 10 años de viajes y una treintena de reportajes, nos hace ver 243 fotografías que inmortalizan un mundo en el que la naturaleza y seres vivos mantienen todavía un equilibrio con el ambiente. La idea de realizarla le vino a Salgado cuando en los años 90 heredó de sus padres terrenos agrícolas en brasil.

«Yo y mis siete hermanas nos hemos encontrado con un territorio en el que la foresta era, que en su tiempo cubría más del 50 %, había descendido a menos del 0,5 %. Era una tierra quemada, un territorio en el que se podían haber alimentado decenas de miles de animales, ahora estaba en grado de sostener solamente unos centenares».

Así con su mujer ha nacido el proyecto de forestar el territorio. Se trata de encontrar dinero para plantar dos millones y medio de árboles de al menos 100 especies botánicas diversas. «Para recoger las ayudas económicas necesarias –explica Salgado-, mi mujer y yo hemos viajado por todo el mundo y hemos encontrado especial ayuda en Italia, España, Estados Unidos y Brasil. Actualmente hemos plantado ya más de dos millones de árboles de más de 300 especies. Trabajando en la reconstrucción de un paraíso como aquel en el que yo nací, nos vino la idea de un gran proyecto fotográfico. El objetivo ha sido intentar presentar de una forma nueva el Planeta Tierra”.

salgado4--644x362
Mujeres de la tribu mursi (Etiopía)

Todo existía ya en un tiempo lejano

La exposición recorre los cinco continentes: desde las forestas tropicales de Amazonas, del Congo, de Indonesia y Nueva Guinea, a los glaciares de la Antártida, desde las taigas de Alaska a los desiertos de América y África hasta llegar a las montañas de América, de Chile y de Siberia.

«Con el máximo respeto me he acercado a las otras especies, animales, vegetales, minerales y he comprendido que todo lo que existe de útil, de importante y de esencial en nuestro mundo, existía ya en un tiempo lejano. En las sociedades llamadas primitivas existía ya una idea de solidaridad, de sociedad y de amor. Contaban con la asistencia, las medicinas, incluso antibióticos y antiinflamatorios. Lo único que hemos hecho nosotros ha sido sistematizar estos conocimientos».

Sorprende que en el tercer milenio puedan existir aún ciertas condiciones de vida, ritos o costumbres que captan las imágenes de Salgado. Algunos retratos son como una «mostra» dentro de la exposición. Es el caso de las dos mujeres de las tribus mursi y surma de Etiopía que portan discos labiales. Salgado logra restituir a todas las personas que retrata su dignidad. Para realizar ciertas fotos, ha tenido que subir en globo, porque así algunos animales no se asustan. Impresionantes son las procesiones de pingüinos en la Antártida.

El objetivo último de Salgado con su extraordinario trabajo de Génesis es contribuir a despertar aún más la conciencia ambientalista.

abc.es, Ángel Gómez Fuentes, Roma (15/05/2013)

Anuncios