Pep Bonet: ‘Para narrar historias, el vídeo funciona mejor que la fotografía’

El mallorquín viaja a Chile para dar charlas sobre sus últimos proyectos

pep_bonet1
Pep Bonet (derecha) junto a Jorge Muñoz (izquierda) y el resto del equipo en Chad. | Pep Bonet/Noor

Ante la crisis permanente de los medios de comunicación tradicionales, el fotógrafo español Pep Bonet, ganador del World Press Photo Multimedia 2013 y fotógrafo en la última edición del blog de Jorge Muñoz en ELMUNDO.es ‘Diario de un pediatra’, ha apostado por “expandir las barreras” de la fotografía y producir contenidos audiovisuales que mezclan varias plataformas.

“El contenido más en profundidad ha cambiado de plataforma, y la combinación de periodismo, fotografía y vídeo en un montaje audiovisual ha surgido como alternativa”, cuenta Bonet.

Este fotógrafo de 39 años ha ofrecido en Chile charlas y talleres para mostrar su trabajo y sus últimos proyectos multimedia, cuya principal diferencia con la fotografía tradicional es el trabajo en equipo.

“No se trata de que el fotógrafo sea camarógrafo, grabe el audio, escriba el texto y haga las entrevistas. Hay que formar un buen equipo donde cada uno lleve sus funciones al máximo nivel”, señala Bonet, oriundo de Palma de Mallorca (Islas Baleares).

“Intento crear un buen equipo para construir buenas historias”, recalca el fotoperiodista, quien aclara que la génesis de lo que propone no es nueva -“se parece un montón al documental de toda la vida”-, pero con fotografías intercaladas entre las imágenes de vídeo.

El trabajo con el que ganó el World Press Photo Multimedia de este año ilustra bien la concepción que Bonet tiene del fotoperiodismo.

‘Into the shadows’ (‘Entre las sombras’) es una pieza audiovisual de poco más de cinco minutos que muestra las paupérrimas condiciones de vida de inmigrantes de países africanos en los suburbios de Johannesburgo.

En el documento, las imágenes de vídeo, que incluyen entrevistas, se entrelazan con fotografías que aparecen en pantalla durante unos breves segundos.

Bonet se encargó del vídeo y las fotografías, una periodista estuvo a cargo del guión del reportaje y las entrevistas y una tercera persona hizo el montaje con el sonido.

Asegura que, con el tiempo, ha llegado a la conclusión de que, a la hora de narrar historias, el vídeo funciona mucho mejor que la fotografía, que es “más ambigua”.

“La fotografía sigue estando presente, pero la gran ventaja es que la llevamos a otra plataforma que es mucho más grande, como la gran pantalla”, razona. Esto le permitirá seguir publicando trabajos en revistas -“aún no he aniquilado esa posibilidad”, dice- y dar mayor visibilidad a sus proyectos en otros ámbitos.

Bonet considera que el mercado de los medios tradicionales, ahogado por la caída de los ingresos por publicidad y los recortes, ha quedado muy limitado. “No puedo depender de ese mercado para vivir de lo que estoy haciendo”, dice Bonet, quien cree que los medios tradicionales son “una plataforma para al final del día vender un reportaje”, pero se han quedado “obsoletos” para presentar sus trabajos.

Por esto, junto a otros fotoperiodistas fundó en 2007 la agencia Noor, que se dedica a cubrir, en formato audiovisual, guerras, desastres naturales y conflictos medioambientales alrededor del planeta.

Se trata de una agencia distinta: “Trabajamos sin prisas, y podemos contar la misma historia desde diez puntos de vista diferentes”.

Ha publicado trabajos sobre el sida en varios países africanos, acerca de los transexuales que ejercen la prostitución en Honduras y sobre el impacto de los programas de microcréditos para vencer la pobreza en sitios como Guatemala, Perú, Marruecos o Burkina Faso.

La agencia trabaja a menudo junto a ONG, lo que les da mucha libertad para hacer trabajos independientes sobre temas que no tienen espacio en los medios tradicionales.

“Permite aprender y volverte un poco activista con esos temas. Tratamos de mantener una coherencia, algo que cada día es más difícil de conseguir”, apunta.

elmundo.es, Efe, Santiago de Chile (09/06/2013)

Anuncios