“Trato de integrar la fotografía y la literatura a mi vida cotidiana”

Natalia Iriarte, aún estudiante de fotografía, admira a S. Mccurry y Annie Leibovitz.

natalia8
La estatua de Simón Bolívar en la Plaza Bolívar, centro de Bogotá. / NATALIA IRIARTE GUILLÉN

En su mochila de experiencias como fotógrafa, Natalia Iriarte Guillén ha publicado varios de sus retratos en la revista Credencial Historia de Colombia. Un ejercicio metafotográfico al tomar imágenes a los cuadros de familiares de Marco Fidel Suárez que fue presidente de Colombia entre 1918 y 1921. Esta joven bogotana, de 23 años, licenciada en literatura, continúa su formación en fotoperiodismo en la Universidad de los Andes de Bogotá.

Pero hoy viene a Se busca talento por un trabajo realizado durante sus vacaciones en varias ciudades donde buscó captar sus formas y reflejos con su cámara digital. La primera es una composición artística de un hombre que usa un gorro de agente de policía y cuya parte de su rostro está cubierto por una máscara y una chaqueta de lentejuelas de los años setenta. En la siguiente, más cercana al fotoperiodismo, un menor de edad labora en un vivero del municipio de Sopó (Departamento de Cundinamarca, Colombia). Las dos restantes, una escalera de un centro comercial en Manhattan y un anciano que pasa la tarde en una de las bancas del Central Park, ofrecen un guiño turístico.

natalia3
Un vivero del municipio de Sopó a 39 kilómetros del norte de Bogotá. / NATALIA IRIARTE GUILLÉN

La vocación de Natalia Iriarte surgió en un viaje familiar a Tunja, una ciudad en mitad de los Andes colombianos a 2.700 metros de altura, que realizó en 2008. “En esa salida cogí una cámara compacta que tenía mi papá y me puse a experimentar con ella, y desde entonces seguí tomando fotos hasta hoy en día”, explica esta joven que con ojo crítico recorre en su tiempo libre las calles de su ciudad.

natalia4
En la imagen unas escaleras en Nueva York. / NATALIA IRIARTE GUILLÉN

En la imagen Natalia Iriarte Guillén.

La fotografía se le ha convertido en un estilo de vida. Siempre lleva la cámara consigo. Sentada en una terraza con sus amigos, de camino por el centro de Bogotá, en las fiestas, en la universidad… Aparte de los estudios que ha realizado desde los 18 años en composición fotográfica, seguir el paso a las publicaciones de Steve McCurry —recordado por la prensa mundial por fotografiar a una niña afgana que fue publicada en 1985 en National Geographic— y los trabajos de Annie Leibovitz —Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2013— le han servido para agudizar sus conocimientos. “De Steve me gusta su manejo del color y las texturas. Y de Annie, la calidad final de sus retratos a celebridades”, explica Iriarte, que entre sus tesoros personales guarda el libro Annie Leibovitz at work. Los retratos y la fotografía abstracta son parte de su fascinación. “Siempre estoy mirando formas y reflejos. Nueva York fue reveladora en este sentido. Estuve allá, a finales de marzo y principios de abril, en un recorrido de 15 días por Manhattan”.

En Colombia, trabajos artísticos como los suyos no cuentan con mucha salida. Prefieren la foto publicitaria. “Esto es un impedimento para darse a conocer en este campo”, se lamenta Iriarte. Ante semejante panorama baraja varias alternativas. Entre ellas salir del país y especializarse en fotoperiodismo. Su intención es apostar por una plaza en el International Center of Photography en Nueva York, donde los artistas cuentan con su propio espacio mientras estudian. Reconoce que se aleja cada vez más de la fotografía artística. “Me ayuda mucho a repensar la manera en que uno toma fotos, el reflexionar en la composición. El fotoperiodismo me gusta mucho, creo que, hasta el momento, es el que más se acerca a mis intereses”.

elpais.com, Elízabeth Ramírez Restrepo, Madrid (10/07/2013)

Anuncios