Bye Bye Kabul

La vida cotidiana de la capital afgana mientras está en un limbo entre el retiro definitivo de la OTAN y la inexorable toma del poder por los talibanes, en los ojos de un reportero gráfico español

kabul0
Dando la vuelta al mundo; tiovivo en el parque Chaman Huzori de Kabul. ©
Guillermo Cervera

Guillermo Cervera (Madrid, 1968) es un fotoperiodista inusual. Es raro que un reportero gráfico que ha publicado en The New York Times, Marie Claire o La Vanguardia genere productos tan disímiles como impresionantes: fotos de surf o imágenes de guerras que abarcan desde Bosnia en 1993 a los levantamientos en Libia y El Cairo en 2011; de los rebeldes en Chad a la guerra de pandillas en Caracas (Venezuela) o el grupo separatista de los Tigres Tamiles durante la guerra civil de Sri Lanka. Este fotógrafo tampoco despertó su pasión por las imágenes como otros. Según cuenta a  todo empezó con las revistas Playboy que descubrió en su temprana adolescencia escondias en el escritorio de su padre, que éste al enterarse cambió por ejemplares de National Geographic, llevando a Guillermo a trasladar su pasión por las conejitas de Hefner al mundo definitivo de las imágenes. Su familia no quería saber nada con la fotografía y lo impulsó a estudiar Ingeniería hasta que, con 23 años su pasión y la propuesta de un amigo lo arrastró en 1993 a Bosnia, literal bautizo de fuego para un fotoperiodista que no volvió a tocar un libro de ingeniería. Pasó luego varios años atado a su otra pasión, el surf y en 2008 regresó a la profesión como reportero en Pakistán. Cruzó la frontera hacia Afganistán a cubrir las primeras elecciones libres y quedó prendado del país. Conoció a Basir, que ha sido su guía y amigo en Afganistán, al que ha regresado muchas veces generando fotorreportajes que han sido publicados en decenas de las mas importantes publicaciones del mundo.

kabul1
Afganos de la etnia pashtún esperando en una agencia de viajes en el centro de Kabul.
© Guillermo Cervera

Dice Cervera en el reportaje de Vice: “Hace unos años hubo toda esta hipocresía sobre ayudar a Afganistán, enviar un montón de dinero, ayuda humanitaria, tropas, había que cambiar la sociedad afgana… Y piensas, ¡pero tú qué coño vas a cambiar! ¿Quién eres tú para cambiar nada?” Por eso su último trabajo “Bye bye Kabul” muestra la vida cotidiana de la ciudad que tantas veces recorrió, más allá del belicismo de OTAN vs. talibanes, una vida que no será la misma a partir del retiro de las tropas occidentales. Cervera cuenta que consigue esas fotos tan naturales en una sociedad tan alejada de la forma en que él mismo creció, gracias a que se “mimetiza”, se viste igual que los hombres pashtunes de su edad y camina libremente, según él no necesita hablar el idioma, la cámara actúa como mediador universal. De todos modos su amigo Bazir lo acompaña en todo momento.

kabul4
Zabi, travesti afgano de la etnia tayika, meses antes de ser descuartizado en Kabul por una familia de carniceros de la etnia pashtún.
© Guillermo Cervera

Hablando de la distancia, en cierta forma irreconciliable entre esa cultura y la occidental, él cuenta sobre Zabi, un gay y travesti que se dedicaba a bailar en bodas. La homosexualidad está prohibida en Afganistán pero como las mujeres no pueden bailar en público, los travestis son contratados para bailar para los hombres en las bodas, que se festejan por separado con las mujeres. En una de esas bodas dos hermanos se enamoraron de Zabi, para resolver la disputa terminaron asesinándolo.

Sobre la fotografía de guerra y los periodistas y fotógrafos involucrados dice “Me parece que se ha creado una épica en torno a la foto de guerra de la que en el fondo no tienen la culpa los fotógrafos, pero que ni entiendo ni comparto. Quien tiene la culpa de todo eso son los de arriba, porque si tú estás dando un premio de prestigio principalmente a desgracias humanas, pues la gente fotografiará desgracias humanas.” y continúa “Pero ¿por qué? En el mundo no solo hay desgracias, ni siquiera en la guerra, también hay muchas cosas buenas y muy curiosas. Por eso yo no quiero que me encasillen como fotógrafo de guerra.

kabul9
©
Guillermo Cervera

Estoy mil veces más orgulloso de un reportaje sobre sexo e intercambio de parejas que he hecho durante los últimos años que de todas las guerras en las que he estado” y más adelante, respecto a los riesgos a los que ha estado expuesto cuenta que ” En Libia me salvé por los pelos de palmarla. Iba caminando con cuatro periodistas y yo me paré a hacer una foto que tengo en mi web en la que se ve un cartel de Pepsi y un hombre disparando. Siempre digo que me salvó mi amor al mar, porque el cartel me llamó la atención porque la Pepsi estaba sobre un fondo azul, que se mezclaba con el cielo… Era como una ola. Me paré y ellos siguieron caminando y un minuto después cayó un proyectil de mortero justo donde ellos estaban. Unos diez metros por delante de mí. Si te fijas, en la foto se ve a unos chicos caminando, son ellos.

kabul8
Misrata, Libia.
© Guillermo Cervera

Todo fue bastante traumático. Sobre todo lo que se empezó a generar alrededor de eso, periodistas que se hicieron protagonistas de la historia, que contaban en primera persona la historia… Fue todo bastante asqueroso.”

fuente: elobservador.com.uy, Armando Sartorotti (22/08/2013)

Anuncios