Las ninfas playeras de Claude Nori

Railowsky reúne 40 imágenes del fotógrafo francés, enamorado de Italia y la belleza juvenil

nori0
Rimini. © Claude Nori

Prohibidos los mayores de 20 años. No se admiten arrugas ni sirenas con silicona. La cámara de Claude Nori (Toulouse, 1949) se demora y regodea en los rostros y cuerpos adolescentes que celebran su iniciación a los placeres de la vida en las playas italianas de los años ochenta.

Nápoles y Sicila son los escenarios por los que deambulan aquéllos adolescentes que hoy ya peinan canas, inmortalizados por el veterano fotógrafo y editor. Chicos y chicas, más ellas que ellos, se columpian, se lanzan por toboganes y devoran platos de pasta. Parejas entrelazadas sobre la arena, muchachas en flor con los pechos al aire, chicas con coches y dinámicas tenistas. Vacaciones a la italiana, una invitación a la sensualidad en sobrio blanco y negro que se puede disfrutar en la Galería Railowsky hasta el 10 de diciembre.

nori7
Sicile. © Claude Nori

«La primera vez que embarqué hacia Stromboli se apoderó de mí la misma emoción que siente un niño cuando abre las páginas de un comic para encontrar entre sus paisajes y colores a sus personajes favoritos», confesó Nori. «Los míos están en blanco y negro y muestran la furia de un volcán y los ríos de lava entre los cuales se escondió el tumultuoso amor de Roberto Rossellini e Ingrid Bergman».

nori4
© Claude Nori

La obra de Nori es puro romanticismo estético. Un canto a la juventud y a la belleza encarnadas en los cuerpos impecables, recién estrenados de las ninfas que retrata. Pero la celebración de la vitalidad no se agota en sí misma y explora otras vías de expresión de mayor calado y madurez. Propuestas a la nostalgia, como la imagen de un chiringuito de playa cerrado a cal y canto, con el mar revuelto y gris al fondo y la bandera roja ondeando tristemente.

nori2
Rimini. © Claude Nori

¿Qué mejor representación del fin del verano y de la fiesta? El contraste entre las abarrotadas playas, inundadas de gentes semidesnudas, y las sobrias fachadas de la ciudad asomada al mar es también un recurso expresivo que el artista francés de origen italiano maneja con maestría.

De Toulouse a París

Nori disfrutó de una infancia feliz en Toulouse, en cuyo centro urbano sus padres italianos montaron una tienda de comestibles y, posteriormente, un restaurante en el que sus paisanos del suroeste encontraban los productos y platos típicos de su país.

nori5
Rimini. © Claude Nori

Empezó a estudiar en el Conservatorio Independiente de Cine Francés, pero en París, en pleno Mayo del 68, descubrió la fotografía junto a su compañero de clase Patrick Chapuis, con el que compartió el laboratorio en casa de sus abuelos. Presentó su primera exposición en 1971 y algunas de sus fotografías fueron publicadas en Photographie nouvelle.

nori1
Nápoles. © Claude Nori

Jean (Yan) Dieuzaide, el gran maestro de la fotografía en Toulouse, le incitó a aprender la historia de la fotografía prestándole algunos libros que sentaron las bases de su formación teórica.

Labor editorial

En 1974, después de colaborar en Vogue y Daily Telegraf Magazine, se trasladó a París, donde creó la revista Contrejour, una empresa editorial y una galería en Montparnasse. Rápidamente Contrejour se convirtió en un centro de reuniones y promoción de nuevas formas de fotografía, publicando los primeros libros de fotógrafos, como Guy le Querrec, Bernard Plossu, Sebastiao Salgado, Arnaud Claass, Denis Roche, Jeanloup Sieff, entre otros muchos.

nori3
Alfa. © Claude Nori

En 1984, en colaboración con Gabriel Bauret y Lorenzo Merlo, fundó la revista Camera International. También Les Cahiers de la Photographie. Ha participado en numerosos eventos culturales antes de fundar, en 1999, el festival Terre d’images en Biarritz, donde reside actualmente. Ha expuesto en un buen número de festivales y galerías, y sus imágenes están presentes en diversas colecciones públicas y privadas.

fuente: elmundo.es, Bel Carrasco, Valencia (17/11/2013)

Anuncios