La retratista del horror

Anja Niedringhaus, primera fotógrafa alemana galardonada con el Pulitzer, retrató las guerras de Irak, Afganistán y Yugoslavia

anja00
Anja Niedringhaus posa para una fotografía en Roma. La fotógrafa alemana muerta en Afganistán mientras cubría las elecciones presidenciales del país, captó con su cámara innumerables conflictos a lo largo de su carrera. © Peter Dejong (AP)

Anja Niedringhaus (Höxter, Alemania, 1965) aseguraba en una entrevista reciente que cuando estaba en una guerra o presenciaba una de las tragedias humanas que acompañan a los conflictos se alegraba de tener en las manos una cámara a la que aferrarse. La máquina le servía para protegerse ante escenas tan duras. Agarrada a una cámara de fotos ha muerto este viernes en Afganistán esta mujer que fue la primera reportera gráfica alemana en ganar el Pulitzer. Recibió este premio por su cobertura de la guerra de Irak.

anja01
4 de junio de 2011. Un marine estadounidense herido es evacuado en helicóptero por el Grupo de Trabajo del Ejército de Estados Unidos ‘Dust Off’, la Compañía Charlie 1-214 del Regimiento de Aviación. © Anja Niedringhaus (AP)

Con tan solo 16 años empezó a trabajar como fotógrafa freelance en un periódico regional en su Estado natal, Renania del Norte-Westfalia. Pero su primera experiencia con la pobreza la tuvo en India, donde pasó una temporada como cooperante antes de comenzar la Universidad.

anja07
20 de septiembre de 2009. Un niño afgano con una pistola en la mano, disfruta de una atracción durante la celebración de la fiesta de Eid al-Fitr, en Kabul, Afganistán. © Anja Niedringhaus (AP)

Niedringshaus trabajó durante más de dos décadas como fotógrafa, primero para la agencia European Pressphoto –donde inmortalizó la caída del muro de Berlín– y luego para AP. Cubrió, entre otros, los conflictos de la antigua Yugoslavia, Afganistán, Irak o Libia. Pero no solo fotografiaba tragedias. También se especializó en eventos deportivos, como los Juegos Olímpicos o torneos como Wimbledon.

anja03
11 de septiembre de 2010. Un niño afgano en un burro gesticula ante los soldados canadienses de The Royal Canadian Regiment que patrullan en Salavat, al suroeste de Kandahar, Afganistán. Minutos más tarde, los soldados fueron atacados con granadas. © Anja Niedringhaus (AP)

Fue de los pocos reporteros gráficos que presenciaron en directo la batalla en la ciudad iraquí de Faluya. Un año antes la imagen que ella había tomado del entonces presidente de EE UU, George W. Bush, celebrando con un pavo el Día de Acción de Gracias junto con sus tropas en el Aeropuerto de Bagdad había dado la vuelta al mundo. “No me puedo imaginar una compañía mejor que vosotros para compartir la cena de Acción de Gracias”, había dicho ese día el presidente Bush.

anja09
Un hombre junto a cinco niños en una motocicleta para la entrada de un parque en Kandahar (Afganistán), 1 de noviembre de 2013. © Anja Niedringhaus (AP)

“[En los conflictos que he cubierto] siempre he encontrado gente que aún podía reír. Simplemente, porque habían sobrevivido un día más”, respondía en 2005 en una entrevista al semanario Der Spiegel.

anja11
9 de junio de 2011. Un infante de marina estadounidense recoge los suministros que han sido distribuidos a través de pequeños paracaídas desde un avión fuera de la base de operaciones Edi, en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistan. © Anja Niedringhaus (AP)

Niedringhaus vivió situaciones peligrosas en numerosas ocasiones a lo largo de su carrera. Un francotirador disparó contra ella en Sarajevo, pero salió ilesa gracias a un chaleco antibalas. Años más tarde, sufrió un accidente en Belgrado. “Por supuesto que tengo miedo. Si no lo tuviera algo no funcionaría”, decía al periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung.

fuente: elpais.com, Luis Doncel, Berlin (04/04/2014)

Anuncios